16 agosto, 2016

Historia de la AECB

El origen
Razones del Nombre “Basilio”

Pedro Basilio Portal fue el padre y formador del cofundador de la Escuela, escribano Eugenio Portal. El Bien dispuso que se utilizara su segundo nombre, Basilio, como identificatorio de la Escuela para señalar que ésta se fundaba siendo él su Guía y Protector una vez que ya dejó su condición humana y para continuar con “La Idea Nueva” que había quedado trunca en el siglo IV de la era de Jesús.
Pedro Basilio, desde la dimensión espiritual, orientó a su hijo que estaba en condición humana, que Jesús indicaría en su momento, reiniciar “La Idea Nueva”. Se soslayó así el uso del primer nombre, Pedro Basilio Portal, Pedro, para evitar que se produjeran similitudes y confusiones con religiones diversas.
Motivo de su Fundación

El motivo fundacional de la Escuela ha sido propender a revincular al hombre con Dios mediante el Culto a Él y el conocimiento, estudio y expansión de la Enseñanza que transmite Jesús de Nazareth. Dar a conocer a la Humanidad la verdad sobre la existencia del espíritu en todas sus manifestaciones y la causa de la presencia del Bien y del error. Continuar con La Idea Nueva y proseguir con las Prácticas Espirituales, según las indicaciones del Guía de la Enseñanza.

Estudio de la Ciencia Espiritual

Ante el ingreso al tercer milenio se puede afirmar que la Escuela ha elaborado una disciplina científica propia: la Ciencia Espiritual. Utiliza un método científico particular que se sustenta en la actividad de la Mente de todo discípulo de Jesús y que permite relacionarse con el Bien.
Los nuevos conocimientos llegan coordinados por el Director General Espiritual a través de las orientaciones espirituales que el Bien transmite.
Por dedicarse al estudio, enseñanza y profundización de esta Ciencia Espiritual, es que la Institución se denomina Escuela Científica. Es orientadora de la conducta del hombre y formadora de la niñez y de la adolescencia, ya que su lema dice: “Hacia Dios con la Verdad y la Justicia”.

Personería Jurídica

Cumpliendo con los requisitos legales, en 1925, la Escuela Científica Basilio obtuvo la Personería Jurídica. Se rige por un Estatuto y Reglamento en la faz material que norman las relaciones de quienes la integran, como Asociación. En el área espiritual se cuenta con un Reglamento Interno de Discípulos, Discípulos Colaboradores y Directores Espirituales que permiten normar las actividades que se desarrollan en las distintas funciones.